Como salir de un atolladero financiero

La falta de dinero es un aviso que dice que puedes estar entrando en un atolladero financiero.

Para conocer si estas o no en un “atolladero financiero” responde las siguientes preguntas:

¿Sientes que las deudas van en aumento y estas dejando de pagar algunas de ellas?

¿Estas teniendo discusiones con tu familia por falta de dinero?

¿Estas pidiendo dinero prestado para el pago de tus gastos?

¿Alguna de tus tarjetas de crédito ha sido bloqueada por falta de pago?

¿Recibes ingresos extras y se te va en cubrir gastos y pagar deudas?


Si respondes NO a la totalidad de las preguntas, tu situación financiera es buena y estas muy lejos de entrar en un atolladero financiero.

Si respondes SI al menos a 2 de las preguntas, estas entrando en un atolladero financiero.

Si respondes SI a la totalidad de las preguntas, estas en un atolladero financiero.

Para ver la realidad de tu situación, después de responder las preguntas, sigue el siguiente procedimiento:

Primero:
Determinar si estamos o no en un atolladero
Debes hacer un diagnóstico de la situación, esto es: cuáles son tus ingresos actuales, menos los gastos mensuales, menos el pago de cuotas de deudas y crédito que tiene.
Esta operación dará como resultado: cero, un saldo positivo o un saldo negativo.
Si el saldo es positivo: No estás en ningún atolladero, lo que debes hacer es ahorrar ese sobrante.
Si el resultado es cero: No estás en el atolladero, pero podrías entrar. Revisa tus gastos y has un plan de ajustes para alejarte del posible problema.
Si el resultado es negativo: Estas en un atolladero. Hay que determinar qué tan extenso y profundo es.

Segundo:
Ya sabemos que estamos en un atolladero, ahora debemos descubrir que tan grande es y cómo salir de él. Enfócate en cómo puedes liberar la mayor cantidad de dinero de las garras de las deudas y los gastos:

Gastos: Has una lista, lo más completa posible, de los gastos que tienes. Ordénalos de forma descendente (de mayor a menor), saca el porcentaje que le corresponde a cada uno con respecto al total de los gastos. Ahora, selecciona los gastos que sumando su porcentaje llegan al 70% y empieza a analizar cada uno de ellos viendo la forma de como disminuirlos. Después, sigue con el 30% restante. Este ejercicio hace que liberes dinero en mayor cantidad y más rápidamente.

Deudas: has una lista de todas las deudas (préstamos y créditos) y ordénalas de forma ascendente (de la más pequeña a la más grande), toma la deuda más pequeña de todas y manda el pago de la mayor cantidad de dinero que puedas hasta pagarla en su totalidad, a las demás mantenlas con el pago mínimo. Cuando termines con ella, sigue con la segunda en la lista y así sucesivamente hasta terminar con todas las que puedas. Si la más grande es el crédito de la casa, esa quedaría de última y seguirías pagándole una cantidad mayor a la cuota mensual.

Tercero:
Para evitar volver a entrar en otro atolladero, sigue estas reglas:

  • Si vas a adquirir una deuda, que sea para invertir en algo que te produzca dinero.
  • Si vas a utilizar la tarjeta de crédito, siempre paga más del mínimo o su totalidad.
  • Crea un fondo de emergencia, que te proteja parcial o totalmente de los “gastos imprevistos”
  • No dejes de hacer algo para que tu jubilación sea rentable.

Notas importantes:

  • Lograr tomar control de las finanzas a veces no es fácil ya que requiere determinación, constancia, voluntad y cambiar hábitos malos en relación con el manejo del dinero.
  • No dejes de disfrutar de las cosas que deseado. Involucra esto dentro de tu presupuesto.
  • Recuerda que este debe ser un trabajo en familia. Si la familia colabora en el plan, estas más cerca del éxito.

Debes hacer que el dinero trabaje para ti y no lo contrario para eso hay que desarrollar inteligencia financiera y esto no es si no tener la capacidad de resolver situaciones relacionadas con el manejo del dinero, o sea la capacidad para aumentar los ingresos y reducir los egresos.